El acero inoxidable es el material más usado en el sector salud. Sus cualidades de resistencia, fácil reparación y asepsia, lo hacen ideal para cumplir con las estrictas medidas de sanidad en las clínicas y hospitales.

Su uso es bastante variado y lo puedes encontrar en:

 

  • Estanterías de almacenamiento
  • Mesas de trabajo y móviles
  • Cubiertas
  • Lavamanos
  • Pasamanos o barandas
  • Botes de basura

 

¿Y por qué es tan usado en todo el sector?

Básicamente se debe a tres características importantes del acero inoxidable que son importantes para el sector salud

Resistencia

El acero inoxidable es uno de los materiales que más resisten la corrosión en ambientes húmedos. Por esta razón, el acero es el material indicado para fabricar barras de apoyo, mesas de trabajo, entre otros. Además, puede soportar el contacto con sustancias químicas usados en clínicas y hospitales. De igual forma, no solo es resistente en cuanto a las condiciones ambientales, sino que también es fuerte estructuralmente. Es decir, puede soportar mucho más peso que las estructuras fabricadas en otros materiales. De esa forma se garantiza que las personas pueden usarlas sin preocuparse por romperlas o doblarlas. Gracias a esta cualidad, lavamanos, gabinetes, entre otros, son de acero inoxidable y no de otro material.

Reparación

Aunque el acero inoxidable es altamente resistente, los accidentes suceden y las reparaciones se hacen necesarias. En el caso de los productos hospitalarios de acero, pueden ser reparados fácilmente al sustituir piezas removibles. Igualmente, una de las grandes ventajas de reparación del acero inoxidable es la soldadura. Comparado a objetos fabricados con plásticos que al romperse deben ser desechados, el acero puede repararse una y otra vez. A largo plazo, gracias a su facilidad de reparación y resistencia, el acero inoxidable es un recurso absolutamente rentable para el sector salud.

Asepsia y Salubridad

El acero inoxidable es impermeable y liso, por lo cual la limpieza de este es muy fácil de realizar. Puede ser aseado con productos químicos ácidos y corrosivos para eliminar olores, humedad o manchas. De hecho, un producto hospitalario con un mantenimiento adecuado puede durar mucho más tiempo del que se cree.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio